Una de las mayores expresiones a nivel internacional del principio precautorio es la Declaración de Río, firmada en 1992 durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medioambiente y Desarrollo, llamada también Agenda 21. La declaración señala:
"Para proteger el medioambiente, los Estados, de acuerdo a sus capacidades, aplicarán en toda su extensión el enfoque precautorio. En donde existan amenazas de daños graves o irreversibles no se usará la falta de certeza científica total como razón para posponer la adopción de medidas costo-efectivas para prevenir el deterioro medioambiental."
Debido a que Estados Unidos firmó y ratificó la Declaración de Río, está obligado a utilizar el principio precautorio. Es necesario tener presente que no se trata de si Estados Unidos cumplirá o no con el principio precautorio, sino de cómo lo hará. Sin embargo se ha avanzado mucho más en la aplicación de este principio en Europa y a nivel internacional que en Estados Unidos.
El principio precautorio se origina en el principio alemán de Vorsorge, o previsión. En la base de las primeras concepciones de este principio estaba la creencia de que la sociedad debe esforzarse en evitar el daño ambiental mediante una cuidadosa planificación de las acciones futuras, paralizando el flujo de actividades potencialmente dañinas. El Vorsorgeprinzip se transformó a comienzos de los años 70 en un principio fundamental de la legislación ambiental alemana (balanceado por los principios de la viabilidad económica) y ha sido invocado para justificar la implementación de políticas firmes contra la lluvia ácida, el calentamiento global y la contaminación del Mar del Norte. 
                                                         
Las fuentes de riesgo en el uso de materiales, energía, herramientas, máquinas y en el desarrollo de procesos técnicos de la informática

Las fuentes de riesgo son factores o circunstancias del trabajo que pueden generar uno o varios riesgos aisladamente o por su combinación.

Una máquina es una fuente de riesgos como golpes, atrapamiento, proyección de partículas, etc.



En todo sistema de trabajo se producen una serie de trastornos que pueden llegar a dañar a las personas, a los productos, a las máquinas e instalaciones. Muchos son los factores determinantes de que existan riesgos de accidentes en los centros de trabajo, ante una realidad laboral cada vez más compleja.

Las causas de los accidentes normalmente no producen molestias (un hueco sin cubrir, un cable eléctrico sin proteger, ...), por lo que a veces no hay prisa en solucionarlas. En otras ocasiones se desconoce la existencia de un peligro por quienes están expuestos al mismo.

La Seguridad en el Trabajo trata de identificar y anular o disminuir estas causas y así conseguir su objetivo: "REDUCIR LOS ACCIDENTES DE TRABAJO".



El lugar y la superficie de trabajo

Es importante que el lugar en que se desarrolla el trabajo esté en buenas condiciones de Seguridad, de esta manera evitaremos accidentes y trabajaremos con la mayor comodidad.

Los accidentes pueden ser evitados si conocemos los peligros del entorno y aplicamos unas elementales medidas preventivas.



Peligros debidos al lugar de trabajo.



Caídas al mismo nivel.
Caídas a distinto nivel.
Pisadas sobre objetos.
Choques contra objetos inmóviles.
Choques contra objetos móviles.
Atropellos con vehículos.
Caídas de objetos por desplome o derrumbamiento.
Las herramientas


Muchas de las lesiones que se producen en los lugares de trabajo se deben a la utilización de herramientas, ya sean manuales o accionadas por motor.

Las herramientas manuales más utilizadas son: martillos, cinceles, cuchillos, hachas, tenazas, alicates, destornilladores y llaves.



¿Cuáles son las causas principales de lesiones?



Inadecuada utilización de las herramientas.
Utilización de herramientas defectuosas.
Empleo de herramientas de mala calidad.
Transporte y almacenamiento incorrecto.

¿Y los peligros más importantes?



Contacto con elementos cortantes.
Proyección de fragmentos volantes.
Caídas por sobre esfuerzos.
Las máquinas.

Para evitar los accidentes producidos por máquinas el empresario deberá llevar a cabo dos actuaciones:



1. Adquirir máquinas seguras (máquinas con el marcado CE).

2. Instalar, utilizar y mantener adecuadamente la máquina, siguiendo las instrucciones del fabricante.



Peligros asociados a las máquinas:



A/ Peligro mecánico: son un conjunto de factores físicos que pueden originar una lesión.



B/ Peligro Eléctrico: Este peligro puede ocasionar lesiones o la muerte por choque eléctrico o quemaduras derivadas de: contacto con partes normalmente en tensión (contactos directos) o accidentalmente en tensión (contactos indirectos), aislamiento no adecuado.



C/ Peligro térmico: Este peligro puede originar quemaduras por contacto con objetos o materiales calientes



D/ Peligros producidos por la exposición al ruido: El ruido puede ser origen de: pérdida permanente de la agudeza auditiva, fatiga, estrés, interferencia con la comunicación oral y con señales acústicas.



E/ Peligros producidos por la exposición a vibraciones: Las vibraciones muy intensas pueden dar lugar a trastornos musculares en la mano, lumbago, ciática…



F/ Peligros derivados de no aplicar la Ergonomía al diseño de la máquina: La inadecuación de la máquina las características y aptitudes humanas, puede ser origen de efectos fisiológicos derivados de posturas incómodas, esfuerzos excesivos o repetitivos.



La electricidad

La electricidad es una de las formas de energía más utilizada, proporcionando ayuda y bienestar en la mayoría de nuestras actividades, pero presenta importantes riesgos que es preciso conocer y prever.



1.- Tipos de contacto eléctrico



Contacto directo: Es el que se produce con las partes activas de la instalación.



En este caso podemos deducir:

A MAYOR DURACIÓN DEL CONTACTO MAYOR RIESGO

A MAYOR INTENSIDAD, MAYOR RIESGO



Los incendios

El fuego es una energía poderosa que cuando no está controlada puede destruir vidas humanas y causar graves pérdidas en nuestro medio ambiente.

La seguridad contra incendios contempla todo un conjunto de medidas destinadas no solo a evitar el inicio del mismo, sino a controlar y eliminar su propagación.

Cuando la actuación trata de evitar el inicio la denominamos PREVENCIÓN DEL INCENDIO.



Almacenamiento, manipulación y transporte

El correcto almacenamiento de los distintos materiales evitará en gran medida los riesgos de su desprendimiento, corrimiento, etc., con las graves consecuencias que se pueden derivar.



La señalización

La señalización es la técnica que suministra una indicación relativa a la seguridad de personas y/o bienes.

La correcta señalización resulta eficaz como técnica de seguridad complementaria, pero no debe olvidarse que, por sí misma, nunca elimina el riesgo.



¿Cuándo se debe aplicar?


Cuando no se puede eliminar el riesgo en el proyecto.
No se puede proteger mediante sistemas de protección colectiva.
No se puede proteger al trabajador mediante Equipo de Protección Individual.
Como complemento al resto de actuaciones preventivas.

Trabajos de mantenimiento



Los trabajos de mantenimiento son necesarios para prevenir paradas y averías o para arreglarlas si se producen. Aproximadamente unos 100 trabajadores pierden la vida en España anualmente en trabajos de mantenimiento.

Nunca debe realizarse un trabajo de mantenimiento por un trabajador que no tenga la formación adecuada.

La carga de trabajo es un factor de riesgo más a tener en cuenta en la prevención de riesgos laborales. Como carga física, son los esfuerzos físicos, la postura de trabajo y la manipulación manual de cargas los que pueden suponer un riesgo para los trabajadores. Un diseño ergonómico de una actividad laboral donde predomina el trabajo físico exige:

Combinar los esfuerzos estáticos y dinámicos en el desarrollo de las tareas, para favorecer que el consumo de energía y el aumento del ritmo cardíaco de los trabajadores se mantenga dentro de unos valores razonables.
Combinar las posturas de trabajo de pie y sentado, así como adecuar la altura del plano de trabajo y el diseño de la silla y la mesa al tipo de tarea que se tiene que desempeñar y a las características del operario.
Para el cálculo del peso máximo recomendable de la carga cuando su manipulación tenga que ser manual, por falta de medios mecánicos, valorar factores como la forma de la carga, la frecuencia de manipulación, las distancias a recorrer y las características personales de los trabajadores. Y, en cualquier caso, no superar los 25 kg. de peso a ser posible.

Como consecuencia directa de la carga de trabajo física y mental aparece la fatiga. Esta se convierte en crónica cuando las exigencias de la tarea están por encima de las posibilidades de respuesta del trabajador y existe una sobrecarga repetida a la que no puede hacer frente.

De esta manera, la salud del trabajador se ve dañada y su capacidad de trabajo se resiente. La adopción de ciertas medidas preventivas en la planificación de las tareas (control de tiempos, contenido interesante del trabajo a desarrollar, participación, etc.) debería evitar llegar a esta situación.

Otra fuente de riesgo en el mundo laboral es la misma organización del trabajo. Factores como el salario, las malas relaciones laborales, los trabajos de poco contenido, la falta de responsabilidades o de participación puede general el sentimiento de malestar que se conoce como insatisfacción laboral. Su prevención pasa por actuar sobre la organización del trabajo, adoptando nuevos modos de planificar las tareas que potencien la aplicación de las aptitudes de los trabajadores y, con ello, la promoción de su salud.

0

Añadir un comentario

    Cargando